Impacto económico del COVID-19 en América Latina y el Caribe
Ningún país estaba preparado para una pandemia, menos para contrarrestar la emergencia del COVID-19, la cual ha dejado millones de pérdidas económicas alrededor del mundo de hasta 347.000 millones de dólares. Conoce el impacto económico de alguno países de América Latina y el Caribe.

En esta época tan incierta se ha hecho presente uno de los sucesos menos esperados a nivel global porque ha impactado negativamente en distintos sectores económicos que dependen de la producción y del trabajo de diversas empresas.

Con la llegada del COVID-19, el impacto económico y social se hizo notar y todas las empresas se vieron afectadas, porque si bien recordamos el brote de la pandemia llego casi a finales de Febrero y principios de Marzo, y se fue dispersando gradualmente por todos estos países, lo cual hizo que algunos Gobiernos tomaran medidas preventivas con antelación.

Por ende, el inicio de esta nueva pandemia trajo consigo una ola llena de incertidumbre, principalmente porque se trata de un nuevo virus y su contagio y letalidad aún no se conocen con exactitud, así como su capacidad de mutar y de transmitirse. Ante este ambiente tan incierto, la mayoría de los gobiernos han apostado por crear planes para salvaguardar la vida de sus ciudadanos y restricciones que impidan la locomoción.

Consecuentemente, varias empresas ya se declaran insolventes a medida que se continua haciendo frente a los costos y ven que sus ingresos se desploman. De acuerdo a la OIT este tipo de medidas afectan actualmente a 2.700 millones de trabajadores, que representan el 81% de la fuerza de trabajo mundial.

Por tanto, el hecho de paralizar la economía de manera temporal para contener y evitar la propagación del COVID-19 aplicando medidas restrictivas, podría convertirse en un shock permanente para diversos países lo que conllevaría a que la economía no se recupere tan rápido, y esta caiga en una recesión prolongada de gran magnitud.

Proyecciones

Según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el continente americano tendrá una disminución en el PIB del -5.20% en este año del 2020, y para el próximo año la recuperación económica será del 3.40%, todo esto a consecuencia de los problemas causados por esta crisis sanitaria.

Indudablemente factores como el aislamiento social, el estado de calamidad y el orden público son elementos que condicionan la actividad productiva de las empresas derivado de las medidas que están adoptando los países socios comerciales que también tienen una contracción en su economía a través del comercio exterior.

Además se limitarán más las importaciones y se reducirá la inversión extranjera, los cuales son factores que favorecen al crecimiento del PIB.

Así mismo los empleos se verán afectados debido a que distintos negocios cerraron sus puertas, generando una mayor tasa de desempleo, lo que provoca una reducción significativa en los ingresos per capita por familia. Inclusive los comerciantes que pertenecen a la economía informal también están en riesgo, tan solo en America Latina hay al menos 140 millones de personas trabajando en condiciones de informalidad.

Según la OIT el desempleo de 8.1% del 2019 aumentará a 8.4% en 2020. También prevé que la región de Latinoamérica y el Caribe pierda 14 millones de puestos de trabajo, mientras que Centroamérica será de 3 millones de empleos.

Además distintas familias también dependen de las remesas, que están colapsando a medida que las actividades se paralizan, donde los trabajadores migrantes se encuentran entre los más afectados de la región.

Algunos gobiernos han optado por implementar políticas sociales que abarcan programas existentes de protección y asistencia social que protegen los empleos y a las empresas.

Dichos programas se realizan con el fin de mantener en marcha los negocios y dar incentivos para que las empresas no despidan a sus empleados. Estos se complementan con canales de pagos móviles o digitales donde los beneficiarios puedan verificar su identidad y establecer su estado económico actual.

Otra respuesta para enfrentar la crisis son los programas de distribución de alimentos como la caja “Saldremos adelante” del gobierno de Alejandro Giammattei, al mismo tiempo que se aplican medidas estrictas de distanciamiento social.

Desaceleración del crecimiento económico

Según el Banco Mundial la economía de países como Brasil, México y Argentina son las economías más fuertes de la región, a pesar de que han sufrido ciclos económicos algo variables en los últimos años. Sin embargo tan solo el año pasado la tasa de crecimiento de América Latina y el Caribe ascendió a 1.7%. debido a que disminuyo el desempleo y se redujo la pobreza.

Actualmente, con la llegada del COVID-19, el crecimiento económico de estas regiones se verá afectado. Por lo que el FMI estima que este año todos los países del continente tendrán un disminución vertiginosa del PIB. la región se prevé que sea de un -5.20% y a nivel mundial será de -3.40%, aunque la OCDE prevé que la economía global puede crecer un 1.5% en 2020.

Situación Centroamericana

De acuerdo con el FMI las economías de los países centroamericanos, incluida la de Guatemala se mantienen a flote gracias a la exportación de servicios y bienes industriales que favorecen el comercio entre naciones. Entre las diversas perspectivas se estima que el PIB tendrá una recuperación económica en 2021 de la siguiente manera:

  • Guatemala tendrá un 5.5 %
  • El Salvador alcanzará un 4.5 %
  • Honduras con un 4.1%.
  • Panamá llegará a un 4 %
  • Costa Rica reflejará un 3 %.
Guatemala

Es un país de extraordinaria riqueza cultural y natural. Su economía depende principalmente de la agricultura y del turismo. Tras la llega del COVID-19, el FMI estima que el PIB de Guatemala se contraera un 1.96% en el 2020.

Por lo tanto, aunque la situación no se vea muy beneficiosa y se espere una caída para este año, el FMI considera que Guatemala tendrá la mejor recuperación económica del continente. Se espera que los efectos de la pandemia desaparezcan gradualmente en el segundo semestre y que las nuevas políticas adoptadas sirvan para evitar que muchos negocios lleguen a la quiebra, especialmente los pequeños empresarios y startup.

Según lo proyectado por el Banco Mundial (BM) se espera que el PIB sea:

Uno de los factores que más afectará el PIB será la reducción de las remesas familiares conforme se vaya desacelerando la actividad económica en países como los Estados Unidos donde se encuentra el mayor número de migrantes, lo que debilitará el consumo privado y perjudicará los hogares más vulnerables.

El Salvador

Como en cualquier otra nación, el COVID-19 está teniendo un impacto negativo en el crecimiento a través de las exportaciones y remesas, pero también debido a las medidas preventivas y de confinamiento. Según el FMI se espera que el PBI se contraiga un 4.3% y que la pobreza aumente un 4%. Aunque de acuerdo a lo proyectado por el Banco Mundial (BM) se espera que el PIB sea:

Costa Rica

El país de Costa Rica ha crecido de manera estable durante los últimos 25 años, apostando a la alfabetización y al desarrollo de su sistema de salud, siendo este uno de los mejores de la región. Todo esto como resultado de una estrategia de crecimiento orientada al exterior, basada en la apertura a la inversión extranjera.

Sin embargo debido a esta crisis sanitaria, se prevé que el PIB decrecerá este año. Así mismo el desempleo aumentará en el turismo y en el comercio; y tendrá una contracción en áreas como la agricultura y la construcción. De acuerdo al BM préve que el PIB será de la manera siguiente:

Situación en el Caribe
República Dominicana

Ha mantenido un período de crecimiento económico sostenido, donde su economía depende principalmente del comercio exterior, los servicios, la minería, la industria farmacéutica, equipos médicos, textil, calzado y turismo.

Sin embargo se estima que la llegada del COVID-19 provocará una desaceleración en la economía y esto podría también suspender la consolidación fiscal. En cuanto el sector financiero, este cuenta con suficiente capital por lo que se prevé que esto mitigue la fuerte contracción de las importaciones, y esta compense la disminución de las remesas, el turismo y otras exportaciones.

Situación en América del Sur
Bolivia

Su economía se compone principalmente de la extracción y exportación de sus recursos naturales del petróleo, la manufactura y la producción de alimentos. A su vez, se encuentran desarrollando un proyecto estatal para la generación y exportación de energía.

En el 2019 el crecimiento económico se desacelero, por ende se espera que el PIB se contraiga en 2020 debido a los impactos negativos que ha ocasionado el nuevo coronavirus y a los bajos precios del petróleo.

De conformidad con el BM el PIB se contraerá 3.4% en el 2020, pero para el 2021 crecerá 3.7%.

Recuperación Económica

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se esperaba un 1.6% de recuperación del crecimiento de Latinoamérica en 2020 como proyección inicial; aunque el panorama cambió radicalmente como resultado de la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, reportado por primera vez en China a fines de diciembre pasado. Además determinó que la economía de Latinoamérica y el Caribe se contraerá entre 1.8% y 5.5% en 2020.

De conformidad al Banco Mundial la economía en América Latina y el Caribe tendrá un descenso de 4.6% este año y una recuperación de 2.6% para 2021, esto significará que definitivamente se experimentará una baja severa en el crecimiento económico debido a la crisis actual del Covid-19

Por el otro lado, en la región centroamericana, se estima que el país de Guatemala tendrá una de las mejores reactivaciones económica del continente para el próximo año, con un crecimiento del PIB de un 5.46%. Además conforme el FMI, se préve que la economía de Latinoamérica tenga una recuperación sea de 3.40% el próximo año, mientras que a nivel mundial será de 5.79%.

Conclusiones

Los países que han implementado planes más detallados para aplanar la curva de contagios, son los que esperan una reactivación económica gradual y efectiva.

La desaceleración económica global junto con la posibilidad de propagación de la pandemia provocarán un mayor aumento del desempleo, especialmente debido a las medidas de confinamiento y de distanciamiento social que crean un panorama negativo para diversas empresas, ya que sus ingresos se ven reducidos. Esto hace que varios negocios dejen de tener suficiente liquidez para afrontar pagos como los salarios, rentas e impuestos. Lo que ocasiona que más negocios cierren y despidan a sus empleados.

El turismo ha sido el más afectado de todos los sectores económicos, el cual también afecta drásticamente en el empleo, lo que podría generar un efecto dominó sobre otras variables económicas.

Los países más afectados no necesariamente serán aquellos con más contagios, sino los que tengan una economía más vulnerable.